Charlotte

Después de 13 episodios reseñados de Charlotte… ¿En dónde nos deja esta serie? En cuanto a las expectativas, oficialmente se puede decir que la serie fue una decepción.

La presencia de un gran presupuesto, un gran respaldo de animación, y la destreza de escritura de Maeda Jun fue algo para entusiasmarse, y aunque puede que no haya sido toda su elección, no cambia el hecho de que la historia en su conjunto fue inusualmente un desorden para una de sus obras.

El mal ritmo fue, con mucho, el peor problema que afectó a la serie, con sus efectos negativos en los personajes (con los que rara vez nos conectamos o sentimos), y en la ejecución de la trama en general. Las situaciones se resolvían a menudo de forma poco convincente o tosca, lo que sólo exaspera las cosas.

Dicho esto, había algunos vislumbres de potencial, por muy pocos y lejanos que fueran. Los episodios 7 al 9 en particular fueron probablemente los mejores momentos de esta serie, y fue entre esos pocos episodios donde uno se dio cuenta de lo mucho que podrían haber hecho con este programa y la relación entre Tomori y Yuu. Con eso en mente, Charlotte viene como un recordatorio para mantener las expectativas de uno en control.

Esta última ciertamente jugó un papel en la decepción sentida por mí y por muchos otros, y es importante notar que a pesar de todos los problemas que la gente ha tenido con este programa, sigue siendo una serie que siento que es equivalente a la típica oferta de temporada. Hubo muchas series esta temporada y este año que fueron finalmente peores que Charlotte por mucho.