Gracias por acompañarme a ver Vemos: Kakushigoto – Recap. episodio 4 online reseña, comparto unos enlaces del capitulo de Kakushigoto anime:

📖 Ver Vemos: Kakushigoto – Recap. episodio 4 Online

En algún lugar lejano

El gran salto temporal de esta semana ocurre al principio, con Hime de 18 años explicando que las cajas que su madre le dejó estaban llenas de cosas que necesitaría para la edad marcada.

Debido a que todo estaba pre-almacenado, algunos si no la mayoría de esos artículos estaban desactualizados para el momento en que Hime alcanzó esas edades.

Pero a ella no le importa. Gracias a las cajas, es capaz de experimentar una cercanía única con su madre que no podría haber experimentado.

Sirven como cápsulas de tiempo y algo así como profecías sobre un futuro que la madre de Hime no podría ver… y sin embargo, al mismo tiempo, podría.

Pero volvemos al presente más alegre del programa, cuando un asistente nota que Kakushi está firmando documentos sin importancia con “Kazushi”, asumiendo que es su verdadero nombre.

Ahora bien, Kakushi es su verdadero nombre, y lo usó cuando se publicó, así que también es su seudónimo.

Cuando el editor de Kakushi, Tomaruin, va a la EiC para declarar el interés de su artista por cambiar su seudónimo, los altos cargos están preocupados de que Kakushi se haya encontrado con videntes que podrían lavarle el cerebro no sólo para cambiar su nombre, ¡sino también para crear un culto!

Mientras almuerza con Ichiko, considera cómo sería para la gente nombrar a sus hijos con los personajes que él creó… sólo para encontrar a una mujer que le llama a su perro como uno de ellos… pura coincidencia.

También por casualidad, Hime se mete en la onomancia (adivinación a través de los nombres) y determina que mientras su padre tiene suerte de 5 estrellas en casi todo, debería evitar los campos artísticos a toda costa.

Más tarde, Tomaruin se detiene en la casa de Kakushi para encontrar a Hime participando en la versión nativa de Nadila sobre la adivinación de la suerte.

El editor se enamora inmediatamente de Nadila, y vuelve a los jefes con la mirada vidriosa de miembro del culto, declarando que su nuevo nombre es “CEO”.

Pero al final del día, Hime le dice a su padre que pueden estar tranquilos, porque hay un espíritu guardián que vela por ambos. Ese espíritu es, por supuesto, su madre.

Cuando Hime se acerca a su padre con una tarea de arte y le pide ayuda con el fondo, surge el tema de “¿puede papá dibujar?”, algo que Kakushi preferiría evitar.

Dicho esto, su asistente se preocupa por sus habilidades de fondo ya que no ha tenido que dibujarlas en años (por no hablar de la coloración).

Mientras que al principio Kakushi quería equilibrar el ayudar a Hime a crear una impresionante obra de arte y exponer el hecho de que es un artista profesional.

Los asistentes lo traen de vuelta a la tierra, haciéndole plantear la pregunta de si puede hacerlo con arte no manga después de no hacer nada más que manga durante tanto tiempo!

La respuesta es, bueno… ¡no realmente! No porque sea particularmente malo con los fondos o la coloración, sino porque su fondo de manga influye inconscientemente en su estilo.

Lo descubre cuando en una excursión asiste a una clase de arte dirigida nada menos que por… la futura ídolo Senda Naru, ¡quien asume que está allí para verla!

Naru es bastante buena, y es ella quien hace que Kakushi se dé cuenta de que el manga ha sido tan absorbido por su lenguaje artístico, que dibujará un busto de piedra como un héroe de shounen sin ni siquiera intentarlo.

Lo cual es irrelevante, ya que Ichiko le informa cuando deja la clase: ¡no se le permite ayudar a Hime con sus dibujos!

Ahora Kakushi no está preocupado por avergonzar a Hime con antecedentes de estilo manga, sino por que los compañeros de Ichiko y Hime cuestionen su integridad.

Para evitar cualquier duda de que él ayude directamente a Hime con su dibujo, se las arregla para que Ichiko los acompañe al zoológico.

Ichiko ve esto como una cita, creyendo que Kakushi quiere mantenerlos a distancia en caso de que la gente vea a un profesor en una cita con los padres de un estudiante y se hagan una idea equivocada.

Por supuesto, esta es la idea equivocada, y Kakushi sólo está tratando de proteger el honor de Hime, pero al final de la cita Ichiko pensó que la cita era maravillosa!

Los extraños parámetros de la cita de Kakushi también hacen que Ichiko sea diferente con sus otros estudiantes: cuando les dice que su cita está “lejos” mientras miran melancólicamente al cielo, asumen que se ha vuelto loca por el dolor de un enamorado muerto, ¡y prometen comportarse en clase a partir de ahora!

Los innumerables malentendidos, algunos positivos, otros negativos, son todos resultado de la perspectiva de los observadores.

Y lo mismo ocurre con el dibujo de Hime: cuando los tigres no salen de su cueva, decide dibujarse a sí misma y a su padre desde la perspectiva de los tigres, una idea que va más allá de sus años y que es el tipo de pensamiento creativo que se le ocurriría a un niño de forma orgánica.

Kakushi compra el marco más llamativo y caro para el dibujo y lo cuelga de forma prominente en la pared, a pesar de que Hime cree que perturba el feng shui.

Kakushi encuentra algo muy familiar en el dibujo. Por supuesto (y misteriosamente), la composición es idéntica a una foto que él y su esposa habían tomado con el bebé Hime frente a la misma jaula del tigre, en el mismo banco.

En ese sentido, Hime no estaba dibujando sólo lo que los tigres de la cueva veían, sino lo que su madre veía desde su perspectiva “lejana”, en el cielo: su hija y su padre seguros y felices, volviendo a un lugar que una vez compartieron todos.

Y así, incluso sin un gran cambio temporal, el final me hizo llorar de todas formas.

Continuará…