📖 Ver Todos Cibercafés de Tokio están cerrados por el Coronavirus ¿Qué ha pasado con las personas que vivían ahí? Online

¿Es suficiente los planes de la ciudad de Tokio?

Ahora que el Primer Ministro Abe ha declarado el estado de emergencia en Tokio y las prefecturas de los alrededores, los negocios no esenciales que antes permanecían permanentemente abiertos, como las salas de pachinko y los cafés Starbucks, ahora están cerrando, en un esfuerzo por mantener a la gente en casa y fuera de los lugares concurridos.

En esa situación se incluyen también los cibercafés, que son lugares estupendos y baratos para pasar la noche si has perdido el último tren o necesitas un hotel económico. Ofrecen habitaciones privadas con Internet gratis, a menudo incluyendo un bar de refrescos gratis y a veces incluso comida. Por otro lado, eso también los convierte en lugares populares para los que no tienen hogar o no tienen trabajo y no pueden permitirse alquilar un apartamento en la ciudad. De hecho, uno de cada cuatro clientes de los Net Cafés de Tokio son personas sin hogar.

Miles de personas se quedaran sin techo

Lamentablemente, el cierre de los cibercafés de la ciudad significa que miles de personas sin hogar se quedarán sin un lugar donde dormir mientras dure la pandemia. Inicialmente, el anuncio de esos cierres indignó a los ciudadanos y activistas, que se preguntaban si la ciudad tenía algún plan para ellos.

Afortunadamente, la ciudad está, de hecho, proporcionando alojamiento a los sin techo por el momento. Los planes iniciales consistían en alquilar 400 apartamentos privados y unidades de vivienda del gobierno para ellos, pero hasta que se puedan asegurar esos lugares, han tomado prestados los servicios de los hoteles de negocios locales para que los desamparados vivan durante la pandemia. Al igual que las habitaciones de hotel para la recuperación de pacientes con coronavirus, esta vivienda será pagada por la ciudad de Tokio durante la duración del programa.

Un vagabundo de cuarenta años que ha estado viviendo en cibercafés durante los últimos tres años pudo aprovechar el programa. Después de perder su trabajo de jornalero debido al brote, tenía poco o ningún dinero en su poder, y comenzó a preocuparse por dónde podría ir mientras los cafés estuvieran cerrados. Visitó el mostrador de ayuda del programa de asistencia para la vivienda el 8 de abril, y después de ser informado sobre el programa, afortunadamente pudo registrarse en un hotel de negocios en Shinjuku el 10 de abril.

Pero otros sin techo pueden no tener tanta suerte. Como en muchos programas de asistencia pública, hay una advertencia: los sin techo deben demostrar que han vivido en Tokio durante más de seis meses antes de poder optar a la asistencia. Para muchos de los que viven en la calle, eso supone un reto, ya que sin una dirección real, es difícil conseguir cualquier tipo de prueba de que han estado en Tokio durante cualquier cantidad de tiempo. Muchos indigentes ni siquiera tienen documentos de identidad, por lo que no sería razonable esperar que tuvieran extractos de cuentas bancarias, facturas u otros documentos que pudieran probar su residencia.

El hombre mencionado tuvo suerte de tener registros de donación de sangre en el último año, de lo contrario podría haber sido rechazado. “Creo que será difícil para muchos otros demostrar su residencia“, dijo a NHK News. Después de que la ciudad pueda asegurar los apartamentos, se mudará de nuevo a una nueva ubicación, pero mientras tanto, se siente aliviado de estar alojado en un hotel, y estará buscando trabajo mientras recibe el apoyo de la ciudad.

La falta de vivienda es a menudo un problema escondido bajo la alfombra en Japón, pero al menos en este caso se pensó en los sin techo cuando se pusieron en marcha las políticas de cierre de negocios. Sólo podemos esperar que las cosas no sean demasiado duras para los muchos que no pueden permitirse un techo en estos tiempos especialmente difíciles.